Cada vez es más habitual incluir el pensamiento computacional en el aula y puede ser desarrollado y aplicado en distintas disciplinas o actividades de la vida cotidiana, lo cual nos plantea un nuevo desafío educativo para nuestros hijos y nuestra sociedad. Por ello es cada vez más necesario introducir el pensamiento computacional en el sistema educativo con el objetivo de preparar a los estudiantes para un mercado laboral cada vez más tecnológico.

¿En qué consiste el pensamiento computacional?

Jeannette Wings, profesora de la Universidad Carnegie Mellon de Estados Unidos, fue una de las primeras especialistas en definir el pensamiento computacional. Lo hizo en uno de sus artículos, publicado en 2006, donde lo definió como un proceso de formulación y resolución de problemas que emplea los conceptos fundamentales de la informática.

Asimismo, se plantea que el pensamiento computacional debería ser incluido como una nueva competencia en la formación educativa porque, al igual que la matemática u otra disciplina del saber, es una habilidad fundamental cuya progresión en la comprensión de un concepto se basa en la comprensión del anterior y se puede desarrollar desde edades tempranas.

Ejes principales del pensamiento computacional

El pensamiento computacional implica un conjunto de técnicas y habilidades de resolución de problemas, entre las cuales se hallan:

  • Descomposición de problemas: dividir un problema en problemas más pequeños y manejables.
  • Reconocimiento de patrones: reconocer patrones en los problemas más sencillos para tratar de resolverlos de forma similar a otros resueltos anteriormente.
  • Realización de abstracciones: abstraer la información para omitir la que es irrelevante a fin de resolver el problema.
  • Diseño de algoritmos: diseñar pasos que permitirán resolver el problema.

Lo importante es cómo este pensamiento aplica las herramientas de la computación en el mundo que nos rodea. Por ello, ¿de qué manera se traslada esto a las aulas?

¿Por qué incluir el pensamiento computacional en las aulas?

  • Desarrolla habilidades lingüísticas y numéricas

A través de experiencias lúdicas, por ejemplo, la creación de una mano robótica, los alumnos trabajan el pensamiento computacional desde múltiples perspectivas. Conseguir que este mecanismo se mueva les exige desarrollar, entre otras, sus habilidades lingüísticas y numéricas para crear las instrucciones correctas.

  • Estimula la creatividad

El ejemplo de la mano robótica también sirve a los alumnos para estimular su creatividad. Su proceso de construcción les permite aplicar sus dotes imaginativas a la vez que relacionan la robótica con la biomecánica humana.

  • Trabaja la resolución de problemas

Los entornos de programación basados en bloques como Microsoft MakeCode facilitan que los estudiantes se familiaricen con los lenguajes de programación de forma lúdica. Por ejemplo, pueden utilizarlo para crear un piano digital que tendrán que programar para crear música. De esta forma, con estas herramientas basadas en el pensamiento computacional, la clase trabaja en la resolución de un problema.

  • Fomenta el aprendizaje colaborativo

El pensamiento computacional incentiva, también, el espíritu crítico y facilita la interactividad. Si los alumnos trabajan en grupo para resolver problemas como programar una mano robótica o un piano digital, desarrollan también el aprendizaje colaborativo.

Aquí dejo este video donde explica mas a detalle qué es el pensamiento computacional y qué aporta al proceso de aprendizaje:

Fuentes:

https://www.educaciontrespuntocero.com/noticias/pensamiento-computacional-educacion-aulas/

https://www.net-learning.com.ar/blog/herramientas/pensamiento-computacional-por-que-incluirlo-en-el-proceso-de-aprendizaje.html

Comparte!
WhatsApp chat