Debido a los muchos eventos racistas y  trágicos que hemos visto en los últimos tiempos, muchos padres y en el ámbito educativo los docentes se han enfrentado a sus propios sentimientos y diversas situaciones, ante las esperanzas que tienen para estos niños, a la dificultad para ayudarlos a crecer en un mundo lleno de prejuicios raciales y cómo reaccionar ante ellas. Entonces, ¿Cómo aprenden los prejuicios raciales los niños?

Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”, Nelson Mandela.

Los niños aprenden sobre las diferencias y prejuicios raciales desde una edad temprana, este proceso de aprendizaje de estos prejuicios no se diferencia mucho del proceso de aprendizaje de un nuevo idioma (por ejemplo, un niño criado bilingüe en comparación con un niño que comienza a aprender inglés en la escuela preparatoria).La biología determina un período de aprendizaje temprano crítico y otro período posterior en el que el aprendizaje es mucho más difícil.

A los 6 meses, el cerebro de un bebé ya puede reconocer diferencias raciales.

  • Entre los 2 y los 4 años, los niños pueden internalizar prejuicios raciales.
  • A los 12, muchos niños asientan sus creencias, lo que les da a sus padres una década para moldear el proceso de aprendizaje con el fin de que disminuyan los prejuicios raciales y mejore la comprensión cultural.

En el ambito educativo al hablar de este tema con nuestros estudiantes es dificil de tratarlo ya que temas como el racismo pueden tocar sencibilidades, en especial a estudiantes que han sido victimas de discriminación y debido a esta violencia racial se llama urgente a un cambio de enfoque y cuestionamientos difíciles,  ¿de qué sirve proteger a los niños de temas como el racismo en el salón de clases si fuera de este suceden instancias de violencia racial diaria? Algunas de ellas contra los mismos estudiantes que enseñamos.

Hablar sobre racismo en clase aún no es una obligación legal para todas las instituciones educativas, abordar o no el tema depende de la decisión de cada docente, y para aquellos que reconocen esto como una necesidad social y ética para sus estudiantes, compartiremos algunas recomendaciones:

Consejos al hablar de racismo con nuestros alumnos 

hablar de racismo

1. Generar un ambiente de honestidad y empatía

Antes de introducir el tema del recismo en clase, es importante establecer una interaccion que establezca un ambiente de respeto y soporte para los estudiantes de minorias sociales que hayan tenido relacion con el racismo. De igual manera es importante ser honestos y empaticos con los estudiantes que no tengan experiencia en este tema.

Se debe tener clara la diferencia entre visibilizar en vez de traumatizar, y educar en vez de culpabilizar, por ello los contenidos de la enseñanza y la labor del docente son pilares esenciales en ese proceso de transmisión de estos valores.

2.  Acostumbrarse a la incomodidad

Este es un tema muy desafiante al hablarlo con los estudiantes, especialmente en un grupo mixto en el que se encuentran minorías y mayorías sociales. Los estudiantes de mayoría pueden presentar algo de miedo pensando en ofender a alguien y los estudiantes de minoría podrían encontrar agotador o penoso relatar sus experiencias de vida para educar a otras personas que no las experimentan de la misma forma.

Pero que no las vivan de la misma forma no quiere decir que no estén abiertos a entenderlas o a comprender el concepto de desbalance social y cómo afecta a sus demás compañeros. El tema de racismo no es nada cómodo y es importante hacer entender a los estudiantes que está bien que se sientan incómodos, mientras la conversación sea para tener un mejor entendimiento sobre cómo las distinciones sobre el color de piel pueden generar el incremento de la desigualdad social y de la exclusión, el aumento del miedo y sentimientos de amenaza.

Por ello, más que hacer sentir cómodos a los estudiantes en una conversación como esta, es mucho más valioso y productivo hacerlos sentir seguros para que puedan comunicarse de manera honesta y puedan expresar todo lo que piensan con respecto a este tema del racismo.

Esto implica también la admisión de errores al momento de abordar una discusión, es necesario entender que el aula es un lugar para aprender. Si ya establecimos una base de comunicación sensible, es recomendable asumir que los comentarios de los estudiantes vienen de un lugar de buenas intenciones y deseo de aprender. 

3. Partir de bases históricas y sociales concretas

Comentar las experiencias de los alumnos de minorías puede ser esclarecedor para entender el tema del racismo a un nivel personal. Pero para entender el racismo sistémico, es indispensable recurrir a las bases históricas que lo documentan.

Existe un vasto registro histórico que visibiliza el racismo sistémico e incluirlo en el currículum previo a una discusión en clase sobre la discriminación racial es crucial para comprender no solo la existencia de la discriminación racial, sino cómo esta se ha invisibilizado y minimizado a través de la historia.

4. Promover las preguntas que llamen a la reflexión

Al hablar del tema de racismo en clase va a generar preguntas, el docente deberá actuar como moderador para que la conversación avance a un mejor entendimiento sobre cómo funciona el racismo, a quién afecta y por qué, cuáles son las prácticas o actitudes que realizamos sin darnos cuenta y somos racistas, cómo evitarlas, cómo actuar cuando suceden en un espacio en el que podemos razonar con el otro o cómo denunciarlas cuando no suceden en un espacio seguro para nosotros.

Atender y poner enfrente de la conversación preguntas que intenten resolver estas cuestiones sentará las bases de una discusión productiva con potencial para ayudar a los alumnos a comprender el racismo.

Es así que estas charlas pueden comenzar a sentar las bases para crear una cultura inclusiva, ayudando a los alumnos a reconocer nuestros propios prejuicios y reflexionar sobre ellos para poder hacer algo sobre aquellos que sean injustos o que puedan causarles daño a otras personas. Comprender cómo se sienten y cómo se comportan las personas respecto a aquellos que están fuera de su propio grupo, ya que así se puede ayudar inclusive a muchos de ellos a sanar después de alguna trágica experiencia o incluso evitar futuras tragedias.

Fuentes:

https://observatorio.tec.mx/edu-news/educacion-racismo

https://www.healthychildren.org/Spanish/healthy-living/emotional-wellness/Building-Resilience/Paginas/talking-to-children-about-racial-bias.aspx

Comparte!
WhatsApp chat