Las investigaciones sobre la Neurociencia han llamado mucho la atención en los docentes, ya que esta disciplina permite explicar cómo aprende, recuerda y olvida el cerebro, procesos importantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, según expertos en la materia.

Uno de los objetivos de la neurociencia es descubrir cómo funciona el cerebro para ofrecer pistas a la pedagogía, entender un poco mejor el proceso de aprendizaje y comprender por qué algunas acciones de esta funcionan tan bien y otras no y poder así ejecutar la enseñanza de una manera eficaz.

¿Que aporta la neurociencia a la educación?

La neurociencia puede ayudar a los docentes a entender cómo aprenden sus alumnos. También aporta conocimientos acerca de «las bases neurales del aprendizaje, de la memoria, de las emociones y de muchas otras funciones cerebrales que son, día a día, estimuladas y fortalecidas en el aula«, explica Luque Rojas, quien es profesora en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga y de la Universidad Internacional de la Rioja.

La función de esta disciplina aplicada a la educación es que los docentes sean capaces de implementar un programa de enseñanza con la intención de favorecer un aprendizaje que responda a las siguientes preguntas sobre el cerebro y la memoria: ¿cómo funciona el cerebro? ¿la memoria se puede trabajar? ¿cómo procesamos la información que escuchamos o leemos? ¿cómo interfieren nuestros sentimientos y emociones al cerebro?

Beneficios de la neurociencia para la educación

Entre algunos de los beneficios podemos mencionar:

  1. Ayuda a favorecer la inclusión de los alumnos con sus compañeros y profesorado a su entorno ya que respeta los distintos ritmos de aprendizaje.
  2. Promueve el desarrollo social y emocional de los alumnos.
  3. Aumenta el nivel de atención, el desarrollo de actividades y participación activa en las aulas.
  4. Fomenta el bienestar y salud mental y física de todos los alumnos y comunidad educativa.
  5. Mejorará la labor de los docentes, ya que aumentará su capacidad para encontrar indicios de irregularidades en el desarrollo de su alumnado.

Cabe señalar que gran parte de los descubrimientos sobre neurociencia ya se llevaban a cabo por la pedagogía y son respaldados por esta; conocer cómo funciona el cerebro constituye una herramienta excelente para contribuir a un cambio en el sistema educativo con una mejor enseñanza.

Comparte!
WhatsApp chat